Santa Cruz: tres corredores turísticos para disfrutar de la naturaleza

La Ruta Nacional 40, el corredor de la Ruta Azul, por la nacional 3 con los atractivos de la costa atlántica, y el Corredor del Viento, que une de forma transversal los destinos del norte, definen los tres circuitos que se pueden visitar en la provincia.

Santa Cruz tiene definidos tres corredores turísticos: la Ruta Nacional 40; el corredor de la Ruta Azul, por la nacional 3 con los atractivos de la costa atlántica, y el Corredor del Viento, que une de forma transversal los destinos del norte, con su impronta petrolera, historia, biodiversidad y paisajes, entre la cordillera y el mar.

El primero de ellos comienza en el kilómetro 0 de esta mítica ruta, en el Faro de Cabo Vírgenes, en la Reserva Natural Provincial del mismo nombre, a 134 kilómetros al sur de Río Gallegos, que alberga la segunda colonia más grande de Sudamérica de pingüinos magallánicos.

A 300 kilómetros de la capital provincial, se accede a la ciudad de El Calafate, que es base para visitar el Glaciar Perito Moreno, ubicado a 90 kilómetros en el Parque Nacional (PN) Los Glaciares.

Desde el 15 de este mes, en la villa turística que alberga visitantes nacionales y extranjeros que viajan hacia ese atractivo natural se celebra el bautismo del Lago Argentino por el perito Francisco Pascasio Moreno, con un programa de actividades que tiene su punto culmine con una semana de espectáculos con artistas internacionales, nacionales y locales.

En el norte del PN Los Glaciares, a 220 kilómetros de El Calafate, se ubica la ciudad de El Chaltén, conocida como la capital nacional del trekking, que es la más joven de la provincia, fundada en 1985, y enclavada en la confluencia de los ríos De Las Vueltas y Fitz Roy y al pie de los macizos Fitz Roy, de 3.405 metros sobre el nivel del mar (msnm) y Torre, de 3.128 msnm.

Este ambiente atrae a escaladores y amantes del senderismo y la naturaleza, con opciones de caminatas variadas y de distinto grado de dificultad, entre glaciares, bosques de lengas y ñires, lagos y lagunas.

El Corredor de la Ruta Azul centraliza los atractivos y recursos de la costa unidos por la Ruta Nacional 3, desde Río Gallegos, en su extremo austral, que ofrece un recorrido citadino por plazas, museos y un paseo costero que incluye una reserva natural urbana para el avistamiento de aves autóctonas y playeras migratorias.

El presidente de la Asociación Hotelera, Gastronómica y Afines de Río Gallegos, Ricardo López, dijo a Télam que al igual que los principales destinos turísticos de la provincia, la capital transita una temporada turística “fantástica, impulsada por Previaje, con récord de ocupación sin antecedentes en las últimas décadas, que ha hecho que Río Gallegos deje de ser una ciudad de paso y se transforme en destino”.

“La ocupación hotelera se encuentra en el 90% (sobre más de 1.700 camas), lo que repercute en la gastronomía y en la economía local y con el Municipio preparamos para este fin de semana un circuito gastronómico con promociones centradas en el festejo del día de los enamorados o San Valentín”, agregó.

El paseo más cercano desde la capital provincial es el puerto de Punta Loyola, a unos 20 kilómetros, donde se encuentran los restos del barco noruego “Marjorie Glen”, que se incendió en las cercanías y luego sus restos encallaron allí.

También se puede visitar la reserva geológica provincial Laguna Azul, espejo de agua ubicado en el cráter de un volcán inactivo, a 60 kilómetros de Río Gallegos.

Por la ruta 3, 250 kilómetros al norte, están las ciudades de Comandante Luis Piedra Buena y Puerto Santa Cruz.

Esta última celebró el pasado fin de semana la Fiesta Nacional del Róbalo, evento anual que atrae a los amantes de la pesca deportiva de la región y del resto del país, con un balance más que positivo que repercute en la economía de las dos ciudades cercanas.

Los corredores Ruta 40 y del Viento confluyen hacia el noroeste provincial, desde Gobernador Gregores, ciudad de unos 7.000 habitantes, sede administrativa del PN Perito Moreno.

Cerca de los lagos Cardiel y Strobel, también conocido como Jurasic Lake por los pescadores internacionales, el casco de la ciudad tiene edificaciones de valor histórico y también son de igual interés algunos puntos vinculados a la huelga obrera de 1921, como es el caso de Cañadón de los Muertos.

Por ese corredor, a unos 75 kilómetros por camino de ripio por la ruta 39,se llega a la localidad de Lago Posadas, y luego a Los Antiguos y Perito Moreno.

Los Antiguos está a orillas del Lago Buenos Aires en un valle precordillerano que se caracteriza por su producción de fruta fina y ofrece al visitante la posibilidad de realizar actividades náuticas y pesca deportiva.

En sus alrededores se destaca la ruta provincial 41, declarada “ruta escénica” por sus formaciones rocosas, cañadones, ríos y bosques de ñires y lengas, y el PN Patagonia, considerado “el último refugio de nidificación” del macá tobiano, ave endémica de la provincia y en peligro crítico de extinción.

Perito Moreno, en la intersección de los dos corredores turísticos, es la “Capital Arqueológica” de la provincia, por su cercanía a la cuenca del río Pinturas, que contiene al Alero Charcamata y al Sitio Cueva de las Manos, Patrimonio Mundial en torno al cual se creó el parque provincial del mismo nombre, para proteger sus pinturas rupestres de más de 9.000 años de antigüedad.

Extensas y tradicionales estancias patagónicas dedicadas a la cría de ganado son también parte de los atractivos de estos circuitos turísticos.

La Ruta del Viento continúa hacia el este y une las localidades de Las Heras, Caleta Olivia, Pico Truncado y Cañadón Seco, donde se descubrió el primer pozo petrolífero de la zona.

También son parte del circuito las pequeñas poblaciones de Koluel Kayke, donde destaca un museo comunal que muestra la historia desde el poblamiento original, y Fitz Roy, con edificaciones históricas de arquitectura típica, declarada Patrimonio Histórico de la provincia y donde se rodó la película “Historias Mínimas”, dirigida por Carlos Sorín.

Otra localidad de esta ruta es Jaramillo, con unos 500 habitantes, declarada de interés histórico provincial por encerrar el testimonio del desenlace de las huelgas patagónicas de 1920/21, con el enfrentamiento entre el ejército y los obreros rurales que derivó en el fusilamiento de 200 trabajadores, entre ellos el líder José Font, conocido como Facón Grande.

Allí se filmaron escenas de la película “La Patagonia Rebelde”, basada en el libro “Los vengadores de la Patagonia trágica”, de Osvaldo Bayer y dirigida por Enrique Olivera.

A 140 kilómetros de Jaramillo se ubica el PN Bosques Petrificados, yacimiento que alberga troncos petrificados de 150.000.000 de años en un área de 60.000 hectáreas, con variada flora y fauna, que permanece abierto todo el año.

En el extremo este de este circuito se encuentra Puerto Deseado, en el margen norte de la Ría Deseado, “un paraíso natural”, como lo describe la folletería turística, por su biodiversidad, ideal para los amantes de la fauna y el avistamiento de aves.

De octubre a abril se puede realizar la excursión a la Isla Pingüino, para conocer la colonia de pingüinos de penacho amarillo y también se pueden avistar toninas, cormoranes, lobos marinos y pingüinos de Magallanes, además de practicar deportes acuáticos.

Cuatro museos cuentan la historia del ferrocarril, de antiguos pobladores y del naufragio de una corbeta inglesa ocurrido en 1770.

Las posibilidades de alojamiento son de las más variadas y para todos los presupuestos, al igual que las actividades, y en la gastronomía destacan el cordero patagónico, la novedad de la carne de guanaco, pesca de río y mar, frutos como la cereza y el calafate y cervecería artesanal entre otras producciones.

Fuente: Télam

Comparte